At SK we work to find the underlying cause of our patients' symptoms, problems and health concerns.

Don’t get sick, every day you stay healthy and alive is another day that medical science gets closer to finding the ultimate cure to curb disease and aging.

Salud de los Hombres

Los cambios en el aparato reproductor masculino por el envejecimiento pueden abarcar cambios en el tejido testicular, producción de espermatozoides y función eréctil. Estos cambios usualmente ocurren de manera gradual. A diferencia de las mujeres, los hombres no experimentan un cambio mayor y rápido (durante varios meses) en su fertilidad a medida que envejecen (como la menopausia). En lugar de esto, los cambios se presentan en forma gradual durante un proceso que algunas personas denominan andropausia.

Los cambios por el envejecimiento en el sistema reproductor masculino se presentan principalmente en los testículos. La masa tisular disminuye. El nivel de la hormona sexual masculina, la testosterona, se reduce gradualmente. Puede haber problemas para conseguir una erección. Esta es una desaceleración general, en lugar de ser una falta total de funcionalidad.

La próstata se agranda con la edad ya que parte de su tejido es reemplazado por tejido fibrótico similar a una cicatriz. Esta afección, que se denomina hiperplasia prostática benigna (HPB), afecta a cerca del 50% de los hombres. La HPB puede causar problemas de micción lenta y de eyaculación. Tanto en los hombres como en las mujeres, los cambios del sistema reproductor están estrechamente relacionados con los cambios del sistema urinario.

Muchos de los cambios físicos relacionados con la edad, como el agrandamiento de la próstata o la atrofia testicular, deben ser tratados como problemas de salud, como hipertensión y diabetes, estos también pueden prevenirse tanto con la función urinaria como la sexual.

La Andropausia es el proceso por el cual las capacidades sexuales del hombre disminuyen con la edad al igual que otras funciones orgánicas, resultado de los bajos niveles de testosterona en el organismo, o bien por el mal funcionamiento de los receptores de testosterona. Por esta razón, la calidad de vida disminuye y se presentan una serie de problemas entre los que destacan: pérdida de energía, fatiga, disminución de la capacidad de concentración y memoria, depresión, falta de motivación, irritabilidad, debilidad muscular, disminución del deseo o impotencia sexual, disminución del vigor físico, insomnio, aumento de peso, resequedad en la piel, osteoporosis, dolores articulares y disminución de la estatura.

El cáncer de próstata y la enfermedad cardíaca son riesgos potenciales producidos por este desbalance hormonal.

© Copyright 2023 Schweizer Klinik. Todos los derechos reservados